¿Qué es un acreedor quirografario?

Hay que tener en cuenta que un préstamo quirografario es aquel del que se no se tienen unas garantías reales de pago, sino que sólo queda asegurado que el deudor lo tendrá que devolver con su patrimonio. Por lo tanto, el acreedor quirografario es aquella persona que no tiene una garantía específica de cómo recibirá el pago y por eso tiene derechos sobre el patrimonio de la persona adeudada. El término ‘quiro’ viene de la palabra griega ‘mano’ y actualmente hace referencia a todos aquellos compromisos que no quedan respaldados por un notario o de forma legal, sino que la obligación queda impuesta entre el deudor y el acreedor.

Los derechos que tiene el acreedor quirografario es el de poder embargar al deudor todos sus bienes excepto los que sean inalienables. Estos últimos hacen referencia a aquellos que no es posible venderlos o cederse de forma legal a otra persona; por ejemplo inmuebles que han sido donados o adquiridos por sucesión testamentaria. Este tipo de acreedores podrán tener acceso a los bienes del deudor hasta que la suma de todos ellos dé como resultado la cantidad prestada y el periodo de tiempo que da el acreedor para pagar la deuda quirografaria es el estipulado por ambas partes.

Varios acreedores y un solo deudor quirografario

¿Qué ocurre cuando un deudor tiene varios acreedores quirografarios? ¿Tiene más derechos aquel que haya ofrecido el préstamo en primer lugar? Legalmente, todos los acreedores tienen el mismo nivel de exigencia sobre las obligaciones del deudor hasta que el pago quede completamente solventado. Sólo en el caso de que el patrimonio total del deudor no pueda cubrir lo suficiente para pagar a todos los acreedores, éste quedará prorrateado a partes iguales al menos que uno de estos acreedores tenga un motivo legal que exija una proporción mayor.