Embargo preventivo

En una situación económica mundial un tanto inestable, cada vez es más habitual escuchar el término ‘embargo preventivo’ y hoy queremos aclarar en qué consiste realmente. Se trata de una medida cautelar y se desarrolla cuando hay un juicio de por medio en el que se ha declarado al demandado a mantener sus bienes como garantía de pago a los acreedores. Pero para que éste no haga uso de ellos y dichos acreedores se queden sin recibir el pago de su deuda, el juez hace un embargo preventivo al deudor. A continuación vamos a ver cuándo un acreedor puede solicitar el embargo preventivo, ya sea a través de una cantidad monetaria o en ‘especie’.

 

  1. Domicilio internacional. Cuando el deudor tenga su domicilio en un país ajeno al del acreedor y pueda haber peligro de que éste ‘desaparezca’ ante el proceso judicial.

 

  1. Certificación deuda. En el momento en que la deuda queda corroborada por una entidad, ya sea ésta privada o pública. En el caso de ser una empresa, es decir privada, se necesitará a dos testigos por parte del deudor que lo confirmen.

 

  1. Contrato cumplido. Cuando se ha firmado un contrato por parte de los dos, del deudor y del acreedor, y el plazo ha sido vencido tal y como se pactó. En ese caso, también es necesario que el deudor cuente con dos testigos que lo certifiquen.

 

  1. Deudas registradas. Si la deuda está registrado en el DICOM, en el Boletín Comercial o cualquier otro libro de comercio o lista de moroso, también será posible llevar a cabo el embargo preventivo.

 

  1. Peligro de empobrecimiento. En el caso de que haya un empobrecimiento patrimonial, también será posible solicitar que se desarrolle esta medida cautelar. Para ello, habrá que presentar los documentos necesarios que certifiquen esta situación financiera.

 

Mandamiento de embargo

Cuando se lleva a cabo el embargo preventivo, el deudor tiene que ser correctamente notificado de ello y especificar qué tipo de bienes patrimoniales quedan inmovilizados y a partir de qué fecha. Éste puede conseguir ‘librarse’ de dicho mandato pidiendo auxilio a la fuerza pública. El deudor podrá cancelar el embargo en el caso de entregar la cantidad monetaria que tiene que solventar; sólo en ese caso, los funcionarios judiciales pueden llegar a suspender la situación de embargo preventivo. El primer acreedor que podrá cobrar será el que tenga crédito privilegiados; el resto, podrán cobrar su deuda en forma de dinero y en el caso de que llegue a sobrar.