Plazos de devolución

Los plazos de devolución de los préstamos quirografarios, aunque suelen ser variables, se suele fijar alrededor del ciclo de operaciones que la actividad profesional. Es decir, abarca desde la producción de un bien hasta que es adquirido por el consumidor, sea éste una empresa, entidad gubernamental o persona física. Por lo tanto, una compañía que se dedique a una actividad comercial de hacer lámparas podrá pedir el préstamo quirografario para solicitar el material. Pero no tendrá que devolverlo hasta que no le llegue dicho material, construya las lámparas, las distribuya y otra empresa u otros consumidores directos se las compren.

 

De esta forma se permite que la empresa puede tener dinero por adelantado para disponer del material necesario para el ejercicio de su actividad comercial y la entidad que ha cedido el préstamo se asegura que ésta lo devolverá íntegramente cuando termine la venta de producto y por lo tanto recupere el dinero. Pero no siempre el acreedor permite que la devolución al final del ciclo de la actividad profesional, sino que a veces puede fijar un periodo de tiempo concreto a lo largo del tiempo, como 6, 12 o 18 meses.

 

Préstamos a corto plazo

Generalmente los acreedores que dejan el dinero a los deudores para que se lo devuelvan en el momento en que haya finalizado su ciclo comercial, suelen ser periodos a corto o medio plazo. No todas las empresas pueden realizar su producción en el mismo periodo de tiempo, por eso en aquellos casos en los que el tiempo se alarga en exceso desde la producción hasta la venta, la entidad financiera suele exigir un plazo fijado. A continuación te mostramos el periodo de tiempo por el que se entiende a corto, medio y largo plazo.

 

  • Corto: Entre uno y dos meses de duración.
  • Medio: Suele durar entre dos o tres meses hasta un año.
  • Largo: Cuando superan los 12 meses de duración.

Teniendo en cuenta que los préstamos quirografarios exigen la devolución íntegra del importe prestado más los intereses que haya generado a lo largo del tiempo, al deudor no le interesa bajo ningún concepto alargar en el tiempo el plazo de devolución. Cuando más largo sea el periodo más intereses se le irán acumulando y por lo tanto la cantidad final de dinero a devolver será mucho más elevada.

 

¿Quién lo puede pedir?

Aunque lo pueden pedir tanto empresas como personas físicas, suele ser más habitual en compañías en las cuales necesitan liquidez para financiar un proyecto, comprar material o pagar a algún proveedor. Los acreedores suelen confiar en ellas ya que se supone que tras el pago de la empresa para empezar, continuar o finalizar su actividad comercial dispondrá del dinero íntegro prestado sin necesidad de alargarlo más en el tiempo. Para las personas físicas que lo quieran solicitar deben tener en cuenta que si no van a poder obtener esa cantidad de dinero a corto plazo puede que no sea el tipo de préstamos más recomendado.